NOTICIAS

Mitos y verdades sobre la movilidad eléctrica

La historia en comunidad de los seres humanos en el planeta está llegando a un momento clave en el que los recursos naturales deben ponerse por encima en la escala de prioridades, algo que obliga a realizar cambios en la forma en que producimos, consumimos y hasta nos movilizamos. Dentro de la lista de acciones conjuntas, una de las que más reconocimiento ha tenido a nivel mundial es la movilidad eléctrica, que es una evolución y alternativa a los transportes basados en el uso de combustibles fósiles.

Muchas empresas, gobiernos y personas han empezado a utilizar la movilidad eléctrica en su día a día, ya sea como medio de producción industrial, políticas públicas o para desplazamientos cotidianos. Pero, más allá de estas acciones, ¿qué tanto conoce actualmente la población mundial lo que realmente significa el concepto de movilidad eléctrica?

A propósito de esta inquietud, en esta entrada del blog hablaremos de una serie de mitos y verdades sobre la movilidad eléctrica; un tema que más que parecer una proyección a futuro es una realidad con la que cada vez vamos a tener relación ya sea utilizando medios de transporte públicos, comprando autos, motos o bicicletas eléctricas, entre otros momentos en los que es preciso tener información para adaptarnos a los cambios, y por qué no, promoverlos.

  1. La movilidad eléctrica es costosa (Mito)

Al ser un tema poco conocido para algunos, la movilidad eléctrica suele relacionarse con altos costos e inversiones que sólo pueden realizar empresas o grandes organizaciones. Esta es una idea que no trasciende de ser un simple mito. Si bien esta es una tecnología novedosa y no está posicionada como la más popular, algo que no permite que sea la opción más económica a priori, cuando comparamos la relación que hay entre el costo de la energía, de los vehículos, baterías eléctricas y otro tipo de elementos necesarios para su funcionamiento, nos damos cuenta de que suele ser una opción mucho más rentable que otras formas de movilidad.

Un ejemplo de esto podemos encontrarlo en el funcionamiento de montacargas industriales, estos son vehículos de trabajo que suelen presentar mucha exigencia en su uso, principalmente en labores logísticas, por lo que sus partes internas requieren de un nivel alto de mantenimiento, siendo aquellas que funcionan con energía eléctrica las que mayor rendimiento presentan, algo que aumenta su rentabilidad.

 

  1. Incide positivamente en la salud pública (Verdad)

Además de tener un alto impacto en el medioambiente reduciendo la cantidad de recursos utilizados para temas de transporte, la movilidad eléctrica también ayuda a disminuir los problemas relacionados con la salud de las vías respiratorias. Como el funcionamiento de los vehículos eléctricos reduce al máximo el nivel de emisiones de gases contaminantes, los entornos cercanos al área de influencia en donde haya una vocación por la movilidad eléctrica experimentarán una mejora en la calidad del aire que se respira, algo que incide positivamente en la salud pública de las empresas, ciudades o países que le apuesten a la movilidad eléctrica.

Cabe mencionar que los sectores de la industria en los que se puede aplicar la movilidad eléctrica no son pocos, ya que van desde el sector de la minería, construcción, transporte aéreo, sistemas de transporte público masivo, entre otros.

  1. La movilidad eléctrica es una necesidad mundial (Verdad)

Si analizamos con cuidado los intentos de diferentes organizaciones ambientales a nivel mundial, e incluso, de la misma Organización de las Naciones Unidas, nos daremos cuenta de que existe un consenso en la necesidad de reducir la temperatura global del planeta tierra, hacer un uso responsable de los recursos naturales y mejorar la calidad del aire en las grandes ciudades.

En este orden de ideas, una de las propuestas más posicionada como solución a futuro es la movilidad eléctrica, por eso los países están apostando por impulsar proyectos de transporte masivo que sean ambientalmente sostenibles como es el caso de los metros o teleféricos eléctricos.

Los mismos gobiernos se han comprometido a cumplir ciertas cuotas de reducción de emisiones de CO2, razón por la cual han impulsado una serie de exoneraciones tributarias a las empresas que adapten sistemas de movilidad eléctrica en su cadena de producción. Asimismo, las personas que compren vehículos que funcionen mediante este tipo de sistema de cero emisiones no deben pagar ciertos impuestos y podrán movilizarse por las ciudades aun cuando haya restricciones como el pico y placa.

Como vimos, la movilidad eléctrica juega un papel muy importante en la coyuntura actual que tiene el planeta tierra, por eso se hace importante conocer cada vez más estas alternativas que no son sólo beneficiosas en el presente, sino también en el futuro. Si deseas conocer más información sobre movilidad eléctrica te invitamos a explorar el sitio web de Tronex TES.